*

X

Por qué la atención es más importante que la inteligencia

Salud

Por: pijamasurf - 02/08/2018

La atención es en realidad la base de la inteligencia, aquí un argumento que muestra su importancia

La inteligencia es, posiblemente, la virtud más admirada y deseada en nuestra sociedad. Hasta hace unos años, la atención o la facultad de controlar aquello en lo que nos enfocamos no tenía un papel preponderante en la discusión intelectual o científica en nuestra sociedad, salvo algunas excepciones, como es el caso del psicólogo William James. Hace unos 100 años James notó que la atención era la cualidad esencial de una mente genial, e incluso consideró que si la atención podía entrenarse, ello debería ser la base de la educación:

La facultad de controlar una atención inquieta una y otra vez es la raíz misma del juicio, el carácter y la voluntad... Una educación que aumente esta facultad sería la educación por excelencia.

En su libro The Attention Revolution, Alan Wallace explica cómo la atención modela la realidad:

Nuestra facultad de atención nos afecta de innumerables formas. Nuestra percepción de la realidad está estrechamente vinculada a dónde ponemos nuestra atención. Sólo aquello a lo que le ponemos atención nos parece real, mientras todo lo que ignoramos --no obstante qué tan importante pueda ser-- parece desvanecerse en la insignificancia. El filósofo y pionero de la psicología moderna William James hizo esta observación hace más de 1 siglo: "Por el momento, eso a lo que atendemos es la realidad"... Cada uno de nosotros elige, en la forma en la que pone atención a las cosas, el universo en el que habita y las personas que se encuentra. Pero para la mayoría de nosotros esta "elección" es inconsciente, así que en realidad no es una elección.

Jordan Peterson dice que las personas en el mundo actual tienden a identificarse con el contenido de su intelecto pero esto no es apropiado, ya que no somos sólo nuestro intelecto, somos nuestras emociones, nuestras motivaciones, nuestras relaciones, nuestro contexto social y demás. A un nivel más básico, como dice la frase de James: Por el momento, eso a lo que atendemos es la realidad, es nuestra atención la que construye lo que somos. Nuestra atención es nuestra conciencia misma, la inteligencia es el contenido de la conciencia. "Puedes identificarte con tu inteligencia pero no eres sólo esto, existen muchas razones para pensar que la atención es una función de más alto orden que el intelecto, puesto que la atención es lo que le enseña a la inteligencia", dice Peterson. Hay muchos tipos de inteligencia (emocional, verbal, lógica, matemática y demás), pero una persona que tiene dominio de su atención no sólo puede aprender a dominar diferentes aspectos de la realidad y construir su inteligencia, sino que además tiene la base esencial para una mente sana -una atención plena- que no se ve arrastrada por las vicisitudes de la existencia. Y es que, por otro, lado, como señala el maestro budista Dzongsar Khyentse Rinpoche, aunque no solemos darnos cuenta, la mayoría  de nuestros problemas ocurren por estar distraídos.

 

Lee también: Investigador encuentra cualidad que comparten las grandes mentes de la humanidad

La atención es un "músculo", el más importante de todos, y este profesor te explica cómo cultivarlo

Salud

Por: pijamasurf - 02/08/2018

Tips de un médico de la Clínica Mayo experto en mindfulness para aprender a poner atención

El psicólogo William James, uno de los pensadores más importantes de su época, notó hace unos cien años que la atención es la cualidad más importante que tiene un hombre de genio -y es, además, lo que determina la realidad que vivimos: aquello a lo que atendemos. Las ideas de James fueron antecedidas por milenios por filósofos contemplativos en India e incluso entre los llamados padres cristianos del desierto, quienes también practicaron una forma de "mindfulness". Hoy en día, con la economía digital basada en la captura de la atención para ser monetizada en plataformas de Internet, es cada vez más obvio que el cultivo de la atención es algo urgente para el bienestar del ser humano.

Amit Sood, profesor de medicina de la Clínica Mayo, explica que gastamos más de la mitad de nuestra energía mental yendo de pensamiento en pensamiento, como monos que cambian de rama constantemente (por usar la vieja metáfora de la India para describir a la mente inquieta). Si no hiciéramos esto, si nos mantuviéramos concentrados, Sood argumenta que seríamos más productivos, resilientes, estaríamos menos deprimidos y seríamos más sanos en general. La clave, señala, es tener intencionalidad y constancia con nuestra energía cognitiva, algo que se dice más fácil de lo que se hace.   

Sood se ha dedicado los últimos años a estudiar el "mindfulness" o atención plena, las técnicas de meditación que tienen un origen en la India y que ahora han sido retomadas por la ciencia cognitiva. Sood cree que se pueden reestructurar nuestras "predisposiciones neurales". Especialmente efectivas para enfocar la mente y hacer que la intención se vuelva atención son las prácticas basadas en la compasión y en la gratitud; "Perseguir la gratitud y la compasión te hará más feliz que perseguir la felicidad", dice Sood. Y aunque cualquier cosa a la que le dediquemos nuestra atención sostenida de manera intencional puede servir, esto es más productivo y más fácil para muchas personas. Sood recomienda para los principiantes empezar el día pensando en cinco personas cercanas de las cuales estás agradecido que estén en tu vida. Esto, en vez de seguir rumiando de manera incontrolada. La clave es escoger a qué le ponemos atención -si somos capaces de elegir a qué le ponemos atención, esto acaba fortaleciendo nuestra atención, como si fuera un músculo-. El siguiente video explica cómo el cerebro gasta su energía cuando está distraído. Por ejemplo, estar asustado por una araña imaginaria genera casi la misma agonía que el estrés de una araña real.