*

X

Lupercalia, las orgiásticas fiestas de las cuales se desprende el Día de San Valentín

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/14/2018

Las lupercales eran fiestas paganas de la fertilidad de las cuales, al parecer, se fue gestando el Día de San Valentín

A pesar de que los historiadores no tienen muy claro cuál es el origen de la celebración de San Valentín, parece que la Antigua Roma podría ser un buen punto de comienzo para entender el surgimiento de esta fiesta. Entre el 3 y el 15 de febrero los romanos celebraban la fiesta de lupercalia, un rito de fertilidad que llenaba Roma de mujeres y hombres desnudos.

Esta era una fiesta pagana, que hoy sería políticamente incorrecta en extremo. Los historiadores creen que las lupercalia eran algo así como la versión hardcore de otra festividad llamada februa, relacionada con la purificación de la primavera. En la lupercalia, los sacerdotes (luperci) ofrecían sacrificios a los dioses en una cueva donde supuestamente habían sido nutridos por una loba los míticos fundadores de Roma, Romulo y Remo (el término lupercalia significa "la fiesta de los lobos"). Después del sacrificio, básicamente seguía una orgía un tanto bizarra. “Los románticos romanos estaban alcoholizados y desnudos durante esta fiesta”, afirma Noel Lenski, de la Universidad de Colorado.

Es difícil saber hasta qué punto la naturaleza un tanto perversa y desmesurada de los romanos es exagerada, pero según se cuenta, siguiendo los relatos que hace Plutarco, la ciudad estaba llena de hombres y mujeres desnudos dándose latigazos. Se creía, por ejemplo, que los látigos (y los latigazos) de piel de ciertos animales hacían más fértiles a las mujeres. La visión histórica suele simplificar y hacer casi todo lo antiguo un rito de fertilidad. Posteriormente se llevaba a cabo una rifa en la que cada hombre sacaba el nombre de una mujer, y las parejas estaban destinadas a copular mientras duraran las festividades. No se podría decir que el amor no circulaba libremente en esta fecha, aunque lo hacía de una forma que probablemente hoy nos parecería denigrante. 

Hay que mencionar que la fiesta actual de San Valentín tiene un linaje bastante antiguo y no sólo orgiástico sino también romántico. Con el paso de años la celebración se fue suavizando y luego, de la mano de Shakespeare y Chaucer, se comenzó a romantizar y a popularizarse en el Reino Unido y el resto de Europa. Con el trabajo de estos poetas la festividad fue civilizando su paganismo y volviéndose más romántica (ya que, en realidad, lo romántico casi no existe sino hasta el amor cortés de finales del Medievo). Shakespeare hace mención de la fecha en A Midsummer Night's Dream, como la fecha en la que los pájaros se empiezan a aparear, sintiendo los primeros bríos energéticos del año. Los tórtolos de San Valentín. Incluso fue antes, poco después de Chaucer, cuando se comenzó a hacer tarjetas de papel con mensajes amorosos. Así que si bien se podría decir que la festividad tiene un origen un tanto oscuro, también es cierto que no fue "inventada" de la nada y celebra en cierta forma el triunfo de la civilización y la evolución, más suave, del amor. Y es que aunque algunas personas pueden hablar de la fiesta como una oda al consumo, sin duda son mejores las rosas y los bombones a los látigos (aunque, quizás, en la moda del bondage y el S&M tenemos un poco de la herencia original de esta lupercalia).

¿Besas inclinando la cabeza a la izquierda o a la derecha? Esto es lo que dice de ti según la ciencia

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/14/2018

El cerebro humano aprendió, por la normalización del beso, a girar de manera instintiva al lado “más fuerte” para proteger el lado “más débil” del cuerpo (como cuando uno es bebé y se gira por reflejo hacia un lado para defenderse con el brazo más hábil)

A lo largo de los tiempos de la humanidad, el beso se convirtió en uno de los elementos básicos para demostrar afecto e intimidad con una pareja, así como para incrementar el deseo sexual. Mientras que la teoría evolucionista explica que el beso pretende cumplir un papel de protección en donde probamos la saliva del otro para calcular casi orgánicamente las probabilidades de una descendencia fuerte, la teoría del psicoanálisis presume que se trata de una acción con el impulso de regular en el inconsciente alguna emoción negativa. Y conforme los estudios neurocientíficos avanzan, cada vez se descubre más información sobre los misterios que acompañan a un beso…

Por ejemplo, de acuerdo con un par de estudios realizados recientemente, se descubrió que la percepción visual –la manera en que observamos el mundo– tiene cierta influencia en la manera de besar. Normalmente las personas percibimos un diagrama de varias líneas y ángulos que nos brindan una estructura organizacional de nuestro entorno y aseguran nuestra supervivencia, pero también percibimos rasgos desde el inconsciente que nos ayudan a orientarnos en cuestiones emocionales. Entre dichos rasgos se encuentra un fenómeno curioso que alcanza un aspecto conductual: el de besar. Es decir que, de manera instintiva, las personas besan en la boca girando la cabeza a la derecha. Sin embargo, ¿y si el girar más a la derecha que a la izquierda durante un beso se tratase de una cuestión aprendida, en vez de ser instintivo?

Tomando en consideración que somos seres sociales que aprenden en función de su cultura, los besos son acciones aprendidas mediante las historias, novelas, películas, programas televisivos, en la calle… En las sociedades occidentales, es muy común observar a las personas dándose un beso apasionado en todos lados, pero poco se sabe si se trata de un beso que refleja lo que la gente siente o más bien es la sociedad la que dicta lo que se tiene que hacer. Los estudios han demostrado que la conducta del ser humano reflejada en las pantallas grandes se ve influenciada por las sociedades “W.E.I.R.D.” –por sus siglas en inglés, y que puede asociarse con la palabra weird que significa “raro o extraño”, para expresar “Occidente, Educado, Industrializado, Rico y Democrático”,–; es decir que una actividad tan básica como un beso –y como inclinar ligeramente la cabeza hacia la derecha– se ve fuertemente alterada por factores socioculturales, un aprendizaje vicario –por observación– y la normalización de ciertas conductas.

De hecho, los resultados de las investigaciones antes mencionadas muestran que más de 2/3 de los individuos que inician un beso, suelen inclinar ligeramente las cabezas ligeramente a la derecha si son diestros y a la izquierda si son zurdos. En consecuencia, la persona que está siendo besada, sin importar si es diestra o zurda, responde tratando de encuadrar en la pieza del romanticismo. Varios de los integrantes de los grupos de control expresaron que se siente simplemente raro dirigirse a la otra dirección de lo que señala el que inicia el beso. Gracias a esta información, los especialistas lograron concluir que el beso está fuertemente influenciado por los factores culturales del medio ambiente y por los biológicos del cerebro. En otras palabras, es como si el cerebro humano hubiese aprendido, por la normalización del beso, a girar de manera instintiva al lado “más fuerte” para proteger el lado “más débil” del cuerpo –como cuando uno es bebé y se gira por reflejo hacia un lado para defenderse con el brazo más hábil–. Podríamos decir entonces que los besos en la actualidad son el resultado de nuestra búsqueda de supervivencia, resistencia y lucha por vivir.