*

X

¿Los hombres griegos eran todos bisexuales? Investigación explica cómo era el sexo en la antigua Grecia

Arte

Por: pijamasurf - 10/04/2017

La relación más celebrada era la de un hombre mayor que seducía a un joven adolescente y se lo llevaba al bosque

La antigua Grecia es en gran medida la madre cultural de Occidente, pero aunque nos hemos alimentado de su filosofía y su amor al arte y a la belleza, su sexualidad nos parece un poco extraña e incluso nos escandaliza en ocasiones, pese a que estamos hablando de conductas sexuales de hace alrededor de 2 mil 500 años, aparentemente entre hombres de la más alta refinación intelectual. En otras palabras, los griegos son una combinación de lo que asociamos con lo más civilizado y a la vez con una veta salvaje, orgiástica, anormal (según nuestra norma arbitraria) y que preferimos ignorar.

Hace un par de años, una investigación para una exhibición en el British Museum exploró el ideal de la belleza y el erotismo en la antigua Grecia. Estudiando esta exhibición, y a partir de su propia investigación, James Robson deriva algunos puntos interesantes sobre cómo era la sexualidad en Grecia.

Algo que parece cierto es que los hombres de la antigua Grecia se sentían atraídos por los dos sexos. Pero no se trataba de relaciones homosexuales de pareja entre personas más o menos iguales como las conocemos actualmente, sino que generalmente eran hombres mayores con hombres adolescentes -siendo el hombre adolescente, el Adonis, el ideal de la belleza.

Los hombres también tenían sexo frecuentemente con prostitutas, las cuales eran fáciles de conseguir en Atenas. Los hombres se casaban después de los 30 y comúnmente dormían en dormitorios separados de sus esposas. En el caso de las relaciones entre el mismo sexo aparecía el cortejo, algo que no era frecuente en los matrimonios, los cuales generalmente eran arreglados por el padre de la novia. Típicamente, en Atenas, una mujer se casaba a los 16 años con un hombre de dos veces su edad. La noche de la boda, sin embargo, sí era una noche importante, llena de motivos eróticos. La mujer se vestía con joyas y era llevada por su esposo a la cámara nupcial -en el arte clásico vemos a Eros volando cerca de ellos.

El ideal de belleza del joven mancebo es representado en el arte, y generalmente se consideraba que su belleza empezaba a perderse cuando le crecía pelo facial y corporal. Igualmente esto podría tener que ver con la representación de estatuas con penes pequeños, que eran considerados más atractivos, al menos dentro de la estética clásica. Un caso famoso es el de Cármides, un joven muchacho altamente popular, el cual, según cuenta Platón en el diálogo del mismo nombre, excita de manera notable a Sócrates.

Los griegos gustaban de banquetes o simposios en los que se reunían sólo hombres a beber vino que era servido por esclavos. Ocasionalmente participaban prostitutas para entretener estas veladas, altamente cargadas sexualmente, en las que fundamentalmente coqueteaban los hombres mayores con los jóvenes.

Evidentemente, no se puede generalizar y decir que todos los hombres griegos eran bisexuales, pero estudiando la literatura y el arte de la antigua Grecia, se puede decir claramente que la bisexualidad era bien vista e incluso inspiraba sentimientos de alto vuelo estético -el amor entre un hombre maduro y un joven mancebo era lo más cercano al romanticismo y a la pasión erótica moderna aunque, claramente, no idéntico. El escenario de estos amores solía ser los bosques alejados de la ciudad, o las periferias. Existían también relaciones entre hombres y mujeres idealizadas y la belleza de las mujeres también era exaltada; para esto basta leer la Ilíada, la historia del rapto de la mujer más bella del mundo, Elena de Troya. Un rasgo notable es que la belleza física era sobre todo apreciada en el cuerpo, en los cuerpos varoniles de los jóvenes, héroes y atletas, más que en los rostros.

5 discos para conocer a The Durutti Column (y dejarse acariciar por la guitarra de Vini Reilly)

Arte

Por: pijamasurf - 10/04/2017

El suave encantamiento de The Durutti Column, una banda que merece ser recordada y disfrutada

La música de The Durutti Column es realmente hermosa y, aunque admirada por muchos, hoy en día parece uno de esos cofres antiguos que quedan un poco olvidados con joyas que sólo algunos pueden percibir. Hay algo único en la guitarra de Vini Reilly, una especie de hechizo melancólico, ideal para tardes reflexivas, para dejarse llevar por la luz y el viento. 

The Durutti Column fue una de las primeras bandas firmada por el legendario Tony Wilson de Factory Records, en Manchester. El nombre viene de una unidad anarquista militar en la guerra civil española que llevaba este nombre (salvo con un error ortográfico). En un inicio la banda estaba compuesta por Vini Reilly, el guitarrista (autodidacta) de una banda de punk en Manchester, el vocalista Phil Rainford y Tony Bowres en el bajo, pero esto duró muy poco y The Durutti Column se convirtió en el proyecto de Reilly, quien a lo largo de los años tuvo diversas colaboraciones, la más frecuente con el baterista Brian Mitchell. Reilly, quien actualmente ha sufrido problemas económicos y vejaciones (nunca quiso capitalizar su talento haciendo música más rentable), explicó en su momento que su idea sonora era tocar la guitarra eléctrica de tal forma que no sonará distorsionada sino clara. Así tenemos este post-punk o post-rock melódico que coquetea siempre con el dream pop. Un sonido precioso que ha hecho que músicos de primer orden consideren a Reilly como uno de los más grandes genios de la guitarra (la guitarra eléctrica más suave del mundo).

A lo largo de los años, Reilly, quien también toca el piano, tendría una suave evolución hacia diversos géneros, más cerca del jazz, de la música clásica y una experimentación con el dance (en el genial Obey the Time), todo siempre con un toque onírico, etéreo y profundo, como brisa ligera, como sueños, como tristeza deliciosa, como magia. Queremos compartir este dulce encantamiento que es la música de The Durutti Column:

 

Del disco L.C. (1981)

Without Mercy

Vini Reilly (1989)

Lips that would kiss (1990)

The Durutti Column en vivo en Tokio, en 1985:

Una canción de The Guitar and Other Machines

Una canción de Obey the Time