*

X

Estos son los países más peligrosos del mundo (según sus habitantes)

Sociedad

Por: pijama Surf - 08/06/2017

Este mapa interactivo indica cuáles son los países más peligrosos del planeta según la percepción de sus propios habitantes

Sentirse seguro debería ser un derecho fundamental de cualquier persona. Todo gobierno del mundo tendría que facilitar esta mínima garantía y así ofrecer un lienzo básico para que sus habitantes puedan gozar de una vida digna. Sin embargo, en muchos países esto está lejos de ser una realidad. 

La prestigiada encuestadora estadounidense Gallup realizó un estudio para determinar cuáles son los países más peligrosos del planeta según la percepción de sus propios habitantes. Cabe mencionar que esta percepción no es meramente subjetiva, ya que también se les cuestionó sobre aspectos como cuándo fue la última vez que fueron asaltados o sufrieron alguna agresión.

Entre los países más peligrosos del mundo se encuentra, a la cabeza, Venezuela, con 42 puntos. A este país sudamericano le siguen Liberia (53), El Salvador (54), Sudáfrica (56), Gabón (58) y Bolivia (58). Al extremo opuesto, el país más seguro sería Singapur (97), seguido sorpresivamente por Uzbekistán (95) e Islandia. En el caso del segundo lugar, su seguridad quizá se deba a que es un estado policíaco que ejerce una fiera vigilancia y control sobre su población; en el caso de Singapur, no sólo es famoso por los grandes avances y desarrollo que ha acuñado en décadas recientes, sino que también ha sido criticado por cuartear derechos civiles, por ejemplo, la libertad de expresión. 

 

Para consultar una versión interactiva y ampliada del map, da clic aquí

Cómo tener sexo ardiente sin perder la pureza: este manual de sexo musulmán es la bomba

Sociedad

Por: Pijamasurf - 08/06/2017

Un libro que rompe tabúes, orientado al placer sexual femenino

En Occidente, la religión musulmana generalmente es considerada como prohibitiva y represora del placer sexual, particularmente del placer femenino. Sin embargo, más allá de que evidentemente existen facciones extremistas dentro del Islam, esto generalmente es un prejuicio y un estereotipo.

Una excelente muestra de que la sexualidad puede incorporarse a la religión como un complemento a la plenitud es el texto Muslimah Sex Manual, recibido mundialmente con loor. Este pequeño manual que se autodenomina "una guía halal al sexo ardiente" sirve como guía para la mujer musulmana que quiere explorar su sexualidad dentro de los límites de su religión. El texto incluye lecciones de besos, recomendaciones para enviar textos candentes, la importancia del coqueteo previo, así como 100 posiciones sexuales, sexo en el baño e incluso juegos eróticos como el masoquismo. El manual mantiene que "puedes ser sucia en la cama y aun así mantenerte pura como la nieve".

Para mantener la "pureza" se debe evitar romper ciertas reglas: sexo anal, sexo durante la menstruación y sexo fuera del matrimonio. También es necesario evitar la pornografía; según advierte el manual: "el porno es una mentira... el porno es la peor forma de aprender del sexo". Algo que aunque para algunos es puritano, difícilmente puede discutirse a la luz de los efectos de la pornografía en la sexualidad contemporánea y en la autoimagen de los jóvenes.

La autora aclara que en la religión musulmana el sexo "nunca ha sido representado como algo sucio, o algo vergonzoso". Se enseña, eso sí, que el sexo es algo que debe desarrollarse entre marido y mujer, y dentro del matrimonio es algo que debe disfrutarse sin culpa. Es decir, el sexo es, de hecho, sagrado. Algo que en nuestra cultura, donde (como sugirió Roland Barthes) el sexo está en todas partes menos en el sexo, podría ser bueno recordar.