*

X

Cuando el exceso del trabajo bloquea la creatividad, estudio

Arte

Por: PijamaSurf - 07/18/2017

Pasar largas horas identificando y analizando problemas, organizando información, contemplando estímulos que requieren atención como ver películas, navegar por redes sociales, etcétera, son actividades que bloquean la creatividad.

A lo largo de las investigaciones del neurocientífico Daniel Siegel se ha demostrado los efectos positivos de las prácticas meditativas y mindfulness en los procesos cognitivos del ser humano. De hecho, en sus numerosos acercamientos en torno a la mente humana, Siegel explica cómo estas prácticas tienen el potencial de no sólo reducir considerablemente los síntomas de la angustia, estrés, ansiedad y depresión, también de potenciar la atención, memoria, estabilidad emocional e incluso la creatividad.

Frente a estos alegatos, investigadores de la facultad de psicología de Universidad de California han decidido profundizar en el tema de los efectos de estas prácticas meditativas en torno a la creatividad. Para los profesores y autores de la investigación, Jonathan Schooler y Jonathan Smallwood, este proceso cognitivo se refuerza cuando la mente está soñando despierta. Es decir que en el momento en que la mente goza de momentos para distraerse de los deberes profesionales o estudiantiles, es probable que surjan ideas en torno a la creación de proyectos, la resolución de un problema o nuevos acercamientos de incógnitas o angustias.

Durante su investigación, los psicólogos notaron que las personas aprenden mejor una nueva tarea demandante después de haber realizado una tarea similar y de mayor facilidad. Esto sucede al promoverse la “divagación” mental; es decir, al generar un equilibrio lineal en el pensamiento que requiere periodos de atención intensa y de descanso mental.  Por lo que la alternancia entre estos dos modos, un periodo enfocado de atención y otro de descanso, funge como clave indispensable en un trabajo creativo, eficiente e inventivo.

Desgraciadamente las exigencias de la vida moderna, como el mantener la atención activa a lo largo de numerosos estímulos durante todo un día, impiden despejar la mente y por tanto la incidencia de la creatividad. Pasar largas horas identificando y analizando problemas, organizando información, contemplando estímulos que requieren atención como ver películas, navegar por redes sociales, etcétera, son actividades que bloquean la creatividad.

Las recomendaciones de los psicólogos, así como el del neurocientífico Daniel Siegel, es encontrar una manera de darle un descanso a la mente: un descanso de procesar información y de rumiar pensamientos. Por ejemplo, los escritores Simone de Beauvoir, Charles Dickens y J. R. R. Tolkien solían ir a tomar caminas largas sin distractores como teléfonos inteligentes, como parte de sus rutinas diarias;  el ingeniero Nikola Tesla tuvo un insight sobre los campos magnéticos rotatorios –los inicios de los mecanismos eléctricos de la actualidad– durante sus caminatas al atardecer; el científico Albert Einstein solía buscar inspiración distrayéndose de los complejos problemas con las piezas musicales de Wolfgang Mozart.

Para los científicos, darle un respiro a la mente –mediante caminatas, clases, escuchar música  sin otros estímulos visuales– brinda los siguientes beneficios:

– mejora el pensamiento creativo, facilitando analogías cada vez más imaginativas y novedosas;

– facilita salir de la zona de confort al conocer nuevos lugares, socializar con gente fuera de la industria y expande las experiencias del pensamiento;

– brinda más tiempo para la diversión y los buenos ratos, facilitando de alguna manera un buen estado de ánimo, la felicidad y la creatividad. Bastaría, dicen los expertos, con salir a jugar con una mascota, formar parte de un grupo de improvisación o un equipo de deportes;

– y finalmente, equilibrar el trabajo altamente exigente a nivel intelectual reduce los niveles de estrés, por lo que no sólo se gozará de una mejor salud física, también de una mayor paz psicoemocional.

Las 3 reglas de Lou Reed y Laurie Anderson para tener una buena vida

Arte

Por: pijamasurf - 07/18/2017

Tres reglas fruto de la experiencia y la inteligencia que permiten llevar una buena vida de esta gran pareja del rock

Lou Reed y Laurie Anderson son sin duda una de las grandes parejas en la historia del rock. Lou Reed es ampliamente conocido por ser el líder de la banda The Velvet Underground y por su trabajo como solista dentro de lo que se conoce como el glam rock; el trabajo de Laurie es menos conocido, pero sin duda merece explorarse, ya que no sólo es una excelente interprete y performer, sino inventora de aparatos musicales, artista avant garde y en general una personalidad enormemente creativa.

Lou y Laurie estuvieron juntos desde 1992 hasta el 2013 (a la muerte de Lou) y entre otras cosas formaron una familia alrededor de su perro Lolabelle, quien aparentemente tenía capacidades prodigiosas, entre ellas, según esta pareja un tanto excéntrica, la de tocar el piano (e incluso produjo un álbum y Laurie le dedicó un documental). Durante el discurso de aceptación de Lou Reed al Salón de la Fama del Rock and Roll, Laurie Anderson compartió estas perlas de sabiduría que podemos tomar como representativas de esta peculiar y altamente talentosa pareja:

Me recuerda las tres reglas que pensamos entre los dos, reglas para vivir. Y las voy a decir porque puede que sean útiles. Ya que las cosas pasan tan rápido, es bueno tener una pocos axiomas a los cuales recurrir.

1. No le temas a nadie. ¿Puedes imaginarte lo que es vivir sin tener miedo de nadie?

2. Obtén un buen detector de mierda (bullshit detector).

3. Sé realmente tierno.

 

Tal vez con sólo estos tres principios ideados por Lou y Laurie, uno puede andar por la vida con seguridad e integridad. El punto de obtener un detector de mierda hace referencia a aprender a detectar la falsedad y el engaño que podemos encontrar en las personas y quizás también dentro de nosotros mismos. Así que la clave está en la autenticidad, la ternura y en la valentía.