*

X

Se identifican las herramientas que caracterizan a los líderes del mañana

Sociedad

Por: PijamaSurf - 06/30/2017

Algunas conclusiones luego de monitorear el desarrollo de niños con habilidades extraordinarias

En los salones suelen sobresalir dos tipos de estudiantes por sus excelentes calificaciones: los disciplinados y constantes, cuyo esfuerzo los lleva a superar al profesor, y aquellos alumnos que al nacer ya lo habían superado. El prodigio que representa un ser humano con capacidades intelectuales superiores es motivo de curiosidad y misterio. Sobre todo, surge la interrogante respecto a cuánto de su genialidad es producto del entorno en que ha sido educado y si acaso una persona promedio puede aspirar a sus conquistas con base en dirección y perseverancia.

El programa Estudio de la Precocidad Matemática Joven (SMPY, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Vanderbilt se ha dedicado desde 1972 a rastrear las habilidades y la carrera profesional de más de 5 mil genios. El propósito es mejorar la comprensión de sus necesidades y las causas que determinan los desarrollos profesionales tan disímiles que llegan a tener.

Los genios que monitorea este programa fueron elegidos por haber conseguido colocarse antes de los 13 años en el 3% más alto de los resultados del SAT, el examen diseñado para ingresar a la educación superior en Estados Unidos y el cual evalúa la habilidad matemática y lingüística. El SMPY encontró que las cualidades que distinguen a estos genios son la capacidad para resolver problemas matemáticos novedosos y una intensa memoria y percepción de los objetos en el espacio. Con estos atributos las nuevas generaciones pueden enfrentarse a los retos que representan ya un riesgo para la civilización: el cambio climático, los fundamentalismos, insospechadas enfermedades, etcétera.

Sin embargo, los atributos de la superinteligencia no bastan para forjar a los líderes del mañana. El SMPY también ha analizado la influencia del ambiente. Las instituciones y la sociedad que alberga al genio deben permitirle su desarrollo, como saltarse 1 año del curso. Los niños superinteligentes que han tenido esta oportunidad tienen 60% más de probabilidad de conseguir un doctorado que otros niños con la misma capacidad. 

La peculiar sexualidad orgiástica de los antiguos egipcios

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/30/2017

El Egipto faraónico fue comparativamente benévolo con las mujeres y practicó una sexualidad orgiástica

Los antiguos egipcios siguen siendo, en gran medida, un misterio para nuestra civilización: conocemos sus grandes construcciones, pero no sabemos mucho de sus vidas o de cómo lograron tal esplendor.

Algunos papiros, sin embargo, revelan ciertas prácticas que hoy resultan llamativas. Como publica el sitio ABC, glosando el texto "Apuntes sobre la erótica egipcia y la sexualidad en el Antiguo Egipto", de Jorge Roberto Ogdon, la sexualidad en el Egipto de la época faraónica era bastante libre, natural y sofisticada en cierta forma, algo que chocó abiertamente con la moral de la época de Napoleón en la que empezaron a hacer importantes descubrimientos arqueológicos, antropológicos y lingüísticos de esta cultura. Champollion famosamente señaló que observó "imágenes de monstruosa obscenidad". En el Papiro erótico de Turín se puede ver la celebración de orgías entre hierofantes y altos miembros de la corte, con leyendas que incluyen, según publica ABC, el sutil "Ven y métemela por detrás".

Herodoto describió algunas de estas orgías celebradas en nombre de la diosa felina Sejmet Bastet en Bubastis:

Las barcas, llenas de hombres y mujeres, flotaron cauce abajo por el Nilo: Los hombres tocaban flautas de loto, las mujeres címbalos y los panderos, y quien no tenía ningún instrumento acompañaba la música con palmas y danzas. Bebían mucho y tenían relaciones sexuales. Esto era así mientras estaban en el río; cuando llegaban a una ciudad los peregrinos desembarcaban y las mujeres cantaban, imitando a las de esa ciudad.

Al igual que en algunas religiones de la India, el semen tenía una connotación sagrada. Un mito narra cómo Atum, el autoexistente (equivalente al Prajapati védico), produjo a los siguientes dioses al masturbarse, y el  mismo Nilo era el semen de la deidad. Así entonces se llevaba un ritual en el que el faraón se masturbaba a la orilla del río para contribuir a la renovación de la fertilidad. El faraón debía ir una vez al año a la orilla del Nilo a masturbarse, y tener cuidado de que el semen cayera en el agua. Acto seguido, los demás asistentes debían hacerlo también. 

De acuerdo con el mismo artículo los egipcios practicaban ocasionalmente la necrofilia y zoofilia, eran especialmente liberales en cuanto al divorcio y las mujeres tenían control de su sexualidad: no dependían legalmente del marido, ni tenían que llegar vírgenes al matrimonio.