*

X

Sobre la prodigiosa imaginación de Mozart y las ideas de la música en el alma

Arte

Por: pijamasurf - 04/25/2016

¿La imaginación puede acceder a mundos reales más sutiles, que se encuentran velados para la percepción ordinaria?

Mozart es el músico que más asociamos con el prodigio, con una genialidad que se antoja divina. Esto se debe a su temprano despunte musical (como una especie de ángel travieso que se escapara del cielo y tuviera todavía la memoria fresca) pero también a la manera en la que componía, como poseído por la musa de la inspiración. Sus biógrafos recuperan esta faceta de Mozart, que nos hace pensar que utilizaba su imaginación como un órgano de percepción, algo que han sostenido místicos de todas las eras e incluso algunos científicos como Einstein. "Nunca iba al teclado cuando estaba componiendo. En el momento justo de su concepción, toda la obra se le revelaba, clara como un organismo viviente, en su imaginación", escribe Franz Xaver Niemetschek. El biógrafo de Mozart agrega:

Mozart escribió todo con una facilidad y rapidez que en primera instancia podría aparecer como descuido o premura; y cuando escribía llegaba al klavier. Su imaginación le presentaba el trabajo en su totalidad... En el quieto reposo de la noche, cuando ningún obstáculo pendía sobre su alma, el poder de su imaginación se hacía incandescente con la actividad más animada, y se desdoblaba con toda la riqueza de tono que la naturaleza había colocado en su espíritu... Sólo la persona que escuchaba a Mozart en dichos momentos sabe la profundidad de su genio musical: libre e independiente de toda cuita, su espíritu podía surcar en atrevidos vuelos las regiones más altas del arte.

Niemetschek primero escribió su biografía de Mozart en 1798, para la cual contó con los documentos de la viuda de Mozart, Constanza, se convirtió en la figura paterna de sus hijos y sostuvo haber tenido una íntima relación con el músico nacido en Salzburgo (aunque algunos dudan de esto). Su biografía representa un testimonio de primera mano de la vida del compositor, más allá de que pueda poetizar (¿quién, que no sea insensible a la vida, no poetiza al encontrarse con la música de Mozart?). 

Otro biógrafo, Hermann Albert, señala que "la imaginación de Mozart continuaba inventando nuevos colores tonales, y sin embargo es aquí que existen menos cambios subsecuentes. En general, sus ideas musicales ya estaban asociadas con una particular sonoridad en el momento exacto de su creación". 

La legendaria imaginación de Mozart sugiere una percepción de la música de manera similar a la que algunos matemáticos dicen descubrir ecuaciones en la naturaleza (más que invenciones o elucubraciones, percepciones de realidades profundas). Es como si la imaginación pudiera viajar a una región etérea donde por afinidad entre el alma y las ideas se hiciera una transmisión, la cual luego vierte en su composición. Tenemos aquí un atisbo de lo que podría ser una "creatividad platónica", bajo la noción avanzada por Platón de que las ideas existen como arquetipos más allá del tiempo y del cerebro humano. Igualmente la idea platónica de origen pitagórico de que el alma es un patrón matemático, una forma de ritmo y armonía configurada en consonancia con el cosmos. Mozart parece liberar en su actividad creativa esta música con la que estaba infundida su alma, una música que parecía reflejar la que ya existe en el mundo y que es perceptible justamente por la libertad de su imaginación, que en su vuelo celeste nocturno teje una simpatía y se hace un receptáculo de los tonos e ideas musicales que, conjeturamos aquí, reflejan el orden y la energía que existen en la naturaleza.

¿Son estos los tres más grandes escritores en lengua española?

Arte

Por: pijamasurf - 04/25/2016

Los tres más grandes de la literatura en español según Vargas Llosa. ¿Estás de acuerdo?

Los grandes escritores de una lengua se vuelven parte integral de nuestra mente, una forma colectiva de describir el mundo y por lo tanto de pensar. Son tan íntimos como nuestra propia conciencia, aunque no seamos conscientes de ello. Según Mario Vargas Llosa, en la lengua española son tres los escritores que han dejado una huella indeleble en la literatura:

Borges es acaso el más grande escritor que ha dado la lengua española después de los clásicos, de un Cervantes o un Quevedo, pero eso no impide que su genio, como en el caso de este último a quien él tanto admiraba, adolezca, pese o acaso debido a su impoluta perfección, de una cierta inhumanidad, de ese fuego vital que, en cambio, humaniza tanto la de un Cervantes.

Primero hay que mencionar que el reproche que le hace Vargas Llosa a Borges podría hacérsele a él también, después de controversiales ideas y posturas políticas también ligadas a la derecha conservadora del statu quo, como el apoyo a la guerra de Irak (es decir, por lo mismo que se criticó a Borges), las cuales, claro está, en ninguna medida mancillan su escritura. A diferencia de Borges, Vargas Llosa ha escrito demasiado y no merece estar en esa trinidad del cielo de la literatura en español, si bien es uno de los grandes escritores del último siglo, especialmente por sus primeras novelas. Dicho eso, la sencilla elección de Borges, Cervantes y Quevedo es difícil de cuestionar. Algunos querrán añadir a algún escritor con el que se identifican, ya sea por nacionalismo (lo cual es poco menos que una forma de estupidez) o por afinidad estilística, temática o filosófica (lo cual es algo más noble). Podemos pensar en Octavio Paz, en Alfonso Reyes, en Rulfo, en García Lorca, en Juan Ramón Jiménez, en Lezama Lima, en García Márquez, en Cortázar, en Lugones, en Huidobro, en Neruda, en Valle-Inclán, en Calderón de la Barca, en Góngora y claro que en Lope de Vega (y algunos otros), pero probablemente todos estén un lugar abajo y tengan un poco menos de universalidad, de relevancia, de transformación de la lengua y el pensamiento.

Evidentemente, las comparaciones son odiosas y afirmar con un dejo de absolutismo que son esos tres y sólo esos tres los gigantes de la lengua no puede sostenerse como una afirmación verídica, es apenas una conjetura que aspira a una probidad lógica. Es sobre todo un llamado a discutir la lengua, a pedir leer, a polemizar con los aires de grandilocuencia que estos escritores significan, a retomar la pasión de las letras y recordar a los que ilusioriamente hemos dejado de escuchar, puesto que permanecen ahí con un murmullo imposible de silenciar. Y es que, como dijera Borges: "Sólo una cosa no hay: es el olvido/... todo es parte del diverso cristal de esa memoria: el universo".